DIY: Transforma unas botas en botines

Ahora que me ha dado fuerte por el reciclaje de prendas -esto es, por convertir algo que no uso en otra cosa que pueda aprovechar más-, empiezo a darme cuenta de todas esas compras compulsivas que hice en su día por tratarse de gangas, y que luego se han quedado en el armario acumulando polvo. Y es, precisamente, el caso de las botas de hoy.

Realmente no recuerdo cuando las compré pero pueden tener más de 5 años; han sufrido alguna que otra transformación (eran de un gris verdoso extraño y las intenté aclarar); y realmente podría haber llegado la hora de deshacerme de ellas… pero no. He aprovechado que no les tengo demasiado aprecio para experimentar con ellas en este DIY. Y la verdad es que ¡no han quedado nada mal para lo que podría haber salido!

Han pasado de esto:

Convertir botas en botines

¡A esto!

Transformar botas en botines

El cambio es significativo, ¿verdad? Obviamente no son una maravilla, básicamente porque si no hay una buena base, mucho no se puede sacar pero al menos creo que así las aprovecharé más.

Bueno, ¡vamos al lío! Voy a contaros el paso a paso de convertir unas botas en botines, que como ya he dicho, fue un experimento, por lo que está conseguido a base de chapucillas varias; es más, si me viese algún zapatero, probablemente ¡se echaría las manos a la cabeza! 😛

¡Empezamos!

Lo primero que hice fue descoser la tira del costado de la bota porque creí que luego podría servirme (y así fue), y además, corté la parte superior para dejarlo como remate del botín.

Transformar unas botas en botines

Después corté la bota a la altura que me pareció más adecuada para el botín.

DIY convertir unas botas en botines

DIY Botas en botines

Entonces fue cuando cogí el remate superior que había reservado y lo cosí tanto por fuera como por dentro (esta es la fase chapucera 🙂 ).

transforma unas botas en botines

Y para disimular el corte lateral, cosí también la tira que había descosido al principio.

Convierte botas en botines

La verdad es que a pesar de que ya tiene un aspecto bastante definitivo, para disimular imperfecciones, cogí el trozo de piel (falsa, claro) que le había quitado y le cosí los bordes a modo de remate; así, lo aproveché para hacer un lazo.

Transforma botas en botines

Y lo añadí al botín dándole unas puntadas.

DIY Botines con lazo

Et voilá!

DIY botines con lazo

¡Pero esperad!Que ya habéis visto al principio que este no es el resultado final. Y es que seguía sin estar contenta con el color de los botines: demasiado ambiguo para mi obsesión (sí… otra más) de conjuntar toda la ropa. Así que cojí un tinte negro especial para calzado, y ¡conseguí una transformación completa!

DIY botines

DIY botines con lazo

Ahora sí que sí…. voilá!

Transformas botas en botines

¿Qué os ha parecido? La verdad es que aunque no sea un acabado muy profesional, yo estoy contenta por tener nuevos botines ¡sin gastarme un duro! 🙂

Inspiración: color mostaza

El escribir este blog me está haciendo ver que tengo un serio problema con mis obsesiones. Primero fue lo rústico, luego las cosas con pelo y ahora… el color mostaza. Sí, desde que empezó a ponerse de moda hace un par de años, estoy bastante obsesionada con él. Es entrar en una tienda de ropa e ir directa a aquello que es de color mostaza o similar. Ya tengo entre mi colección un abrigo, unos guantes y un gorro, tres o cuatro camisetas (contando por lo bajo), un par de jerseys… y seguro que me dejo algo.

Así que hoy comparto con vosotros esta, mi obsesión, y os presento algunos objetos que lucen genial vestidos de amarillo-mostaza. ¡Espero que os gusten!

vestido color mostaza

Vestido

curry color mostaza

Curry

tocado color mostaza

Tocado

Máquina de escribir color mostaza

Máquina de escribir

falda color mostaza

Falda

Silla oficina color mostaza

Silla de oficina

gorro y cuello color mostaza

Gorro y cuello

pared color mostaza

Pared y puerta

plaid color mostaza

Plaid

sofa y alfombra color mostaza

Sillón y alfombra

bolso color mostaza

Bolso

flores color mostaza

Flores

Cojín color mostaza

Cojín

Papel pintado color mostaza

Papel pintado

Quiosco color mostaza

Quiosco y otoño

¿No os parece todo ideal? Está claro que todavía tengo que hacerme con más cosas de color mostaza porque ¡no he saciado mi obsesión aún!

Y ¿a vosotros qué? ¿Os gusta este color tan de moda?

DIY: De una chaqueta abandonada… ¡a un cuello de lana!

Ya nos estamos acercando al final de febrero y se empieza a notar que los días van alargando y el frío poco a poco va remitiendo. Así que no podía esperar más para publicar este DIY que llevaba tiempo queriendo hacer: ¡convertir una chaqueta o jersey que ya no utilicemos en un cuello de lana! ¡Vamos a completar nuestra colección de complementos invernales después de los DIY de los pompones para los gorros de lana y los guantes hechos partiendo de unos calcetines! Este que os traigo hoy es un proceso muy sencillo y no requiere de grandes conocimientos de costura, así que muy atentos porque ¡aquí va el resultado!

DIY cuello de jersey

DIY cuello de chaqueta

¿Qué os parece? Queda bien, ¿no? ¿Nos ponemos ya manos a la obra? ¡Vamos allá!

Lo primero, escogeremos un jersey o una chaqueta que ya no nos pongamos o a la que no le sacamos el suficiente partido. En mi caso, he usado una chaqueta fruto de una compra compulsiva por Internet; el caso es que cuando llegó a casa no me convenció nada, y ahí ha estado en mi armario abandonada ¡hasta ahora! 🙂

DIY cuello de lana de jersey

Así que, sin miedo, cogeremos las tijeras y cortaremos un rectángulo de la parte central de la chaqueta o jersey.

DIY cuello de jersey

Podéis hacer una primera prueba de cómo quedaría uniendo los dos extremos con alfileres o hilvanándolo, porque a mí, en el primer intento, me quedó demasiado ancho y después de haberlo cosido tuve que cortarle otro trozo más de tela… ¡Sed precavidos y haced la prueba! ¡No hagáis como yo! 😛

Ya sabemos lo que toca ahora: coser. Uniremos los extremos del ancho de nuestro futuro cuello y, del revés, empezaremos a coserlos. Tenéis que tener en cuenta que si la lana es muy gorda puede que se os deshaga todo al cortarlo; por eso yo escogí una chaqueta de punto fino (lo de coser lana gorda es mi asignatura pendiente, en cuanto aprenda, ¡repetimos!).

hacer cuello de jersey

Trataremos de coser tanto los bordes -para asegurarnos que no se deshile-, como una línea en todo lo largo. Después nos tocará coser los dos extremos metiendo un trocito de tela hacia dentro.

DIY bufanda cerrada

¡Y eso es todo! ¡Ya tenemos nuestro cuello o bufanda cerrada lista!

DIY bufanda cerrada

Fácil, ¿verdad? ¡Aquí os dejo un par de fotos de cómo queda puesto!

DIY cuello de lana

DIY Cuello de lana

¡Estoy encantada con el resultado! He pasado de tener una chaqueta abandonada en el armario a tener un cuello o bufanda cerrada calentita a la que ¡todavía le sacaré partido!

¿Qué os parece? ¡Si os animáis a hacerlo espero vuestras fotos en el Facebook (de este o de cualquier otro proyecto)!

Customiza tus muebles de Ikea

Hay gente a la que no le gusta vestirse de Zara para evitar esas situaciones en las que vas por la calle y te encuentras a alguien vestido exactamente igual que tú. Si le pasa a la princesa de Asturias, ¿cómo no nos va a pasar a nosotras? El caso es que ocurre más o menos lo mismo con el mobiliario de nuestras casas. Sólo unos pocos pueden permitirse el lujo de comprar muebles super-exclusivos que hagan su casa única. Mientras tanto, el resto de mortales tenemos que conformarnos con comprar en Ikea; y contentos ¡oye!

Así que aprovechando que el blog Petite Candela organiza la segunda edición de la Decopedia con la temática de la Decoración Low cost, participo y os traigo unos cuantos muebles de Ikea que, tras su transformación, nadie diría que son precisamente eso, low cost. Además, al final del post añado un pequeño truquillo que he hecho en mi casa para guardar mis collares sin que acaben unos enredados con otros. ¡Empezamos!

Y empezamos por algo muy sencillito pero a la vez, muy resultón. Se trata de la lámpara Regolit de Ikea que cuesta nada más y nada menos que 2,5 euros y con la que podemos conseguir diseños como los siguientes:

customizar lampara ikea

Lámpara para habitación infantil

transformar lámpara ikea

Lámpara festiva

Geniales, ¿verdad? ¡y con una inversión mínima!

La segunda transformación viene de la mano de la famosa estantería Expedit de la marca sueca, que sin duda, es la pieza de mobiliario más polifacética, porque con ella se pueden crear desde mesas de recibidor, hasta vestidores, pasando por bancos para sentarse tan a gusto. Aquí, algunos ejemplos:

Transformar estanteria expedit

Mueble recibidor

Customizar estanteria expedit

Vestidor impresionante

Banco con estanteria expedit

Banco con estantería Expedit

Estos son sólo tres ejemplos de las miles de posibilidades que ofrece la estantería Expedit y que podréis encontrar por Internet.

Y a continuación vamos a transformar dos cómodas básicas de Ikea para convertirlas en muebles bonitos y glamourosos. No hace falta más que un poco de pintura, unos tiradores bonitos y algunos accesorios que embellezcan los cajones. ¡Los resultados son asombrosos!

transformar cómoda ikea

Cómoda de lujo

customizar cómoda ikea

Cómoda original

¿No os parecen una bomba? ¡Cualquiera diría que son de Ikea! Y es que ¡no hace falta gastarse mucho dinero para tener un mueble único; ¡un poco de imaginación, algún bote de pintura y está hecho!

Si todavía os habéis quedado con ganas de más podéis encontrar muchas más transformaciones en www.ikeahackers.net. Una web recopilatorio de trucos y transformaciones de cualquier pieza de la famosa marca de muebles low cost.

Pero ¡esperad! ¡que todavía queda mi truco del almendruco!

No necesitas más que el espejo Stave de Ikea -que además está de oferta 🙂 – y unos colgadores pequeñitos de los que no dañan la pared. Gracias a que el espejo viene con un par de bisagras para hacerlo giratorio, ¡podemos utilizar el hueco de detrás para colgar nuestros collares!

Espejo ikea

Espejo ikea

Además yo le puse un imán (de los que se ponen en las puertas de armarios) para que se quede completamente pegado a la pared cuando lo cierras (si no, se queda un poco abierto).

espejo ikea

¿Qué os parece? ¡Creo que es una gran solución! Al menos a mí me sirve para tener mis collares bien ordenaditos y ¡sin que se enreden!

Y en general, ¿qué os parecen las transformaciones? ¿Os animaríais con alguna de ellas?

Receta de Carrot Cake (Bizcocho de zanahoria para los amigos)

No es que me haya vuelto repostera ni nada parecido, de hecho no soy especialmente mañosa entre fogones, pero reconozco que esto de la repostería me gusta; me gusta aprender recetas nuevas y probar a hacerlas. Y, precisamente, esta receta me la enseñó una amiga que sí que es un hacha con esto de los dulces, y después de probar su Carrot Cake o bizcocho de zanahoria, no pude resistirme a intentar hacerlo.

La verdad es que si nunca has oído hablar sobre este bizcocho quizá te parezca un poco raro eso de que sea de zanahoria, pero la verdad es que ¡es alucinante lo bueno que está! Es menos dulce que los tradicionales, pero ¡mucho más jugoso! Así que si eres de los que prefieren el salado al dulce, ¡deberías probar esta tarta!

Este es el aspecto final:

Bizcocho de zanahoria

Y estos son los ingredientes:

-2 huevos
-115 g de azúcar
-120 ml de aceite de oliva suave
-140 g de harina
-140 g de manzana rayada
-150 g de zanahoria rayada
-1 cucharadita de canela
-1 cucharadita de bicarbonato
-Nueces al gusto
-Pasas (opcional, yo no le puse)

Ingredientes carrot cake

¡Y ahora vamos con el proceso!

En primer lugar mezclaremos los huevos con el azúcar y el aceite.

Tarta de zanahoria

A continuación añadiremos tamizando poco a poco la harina junto con la canela y el bicarbonato, y mezclaremos bien.

Después, rayaremos tanto la zanahoria como la manzana y lo mezclaremos. Por último, añadimos cuantas nueces queramos. Podéis dejar los trozos grandotes o triturarlas más para que se quede la masa homogénea. Eso, ¡al gusto de cada uno!

Carrot cake

Con el horno precalentado a unos 170-180 grados, meteremos nuestra mezcla durante aproximadamente 35 minutos, aunque esto siempre depende de cada horno así que lo mejor siempre es hacer la prueba del palito (o cuchillo): si lo metemos y sale limpio… ¡está listo!

Bueno, y ¡ya habéis visto la pintaza que tiene!

Bizcocho de zanahoria

¿Qué? ¿Os animáis a hacerlo? ¡No os arrepentiréis!

9 tarjetas de San Valentín de amor REAL

No sé si será porque yo soy poco romántica y quizá algo despegada, o porque la gente es un poco farsante con todo esto de San Valentín, pero en la última semana (algunos más de una semana) el universo blogger está como loco mostrando todo tipo de ideas románticas para el 14 de febrero. Todos empiezan el post diciendo, “Nunca he sido muy de San Valentín, pero…” o “En realidad no me gusta San Valentín, pero…”, pero el caso es que todas (sí, esta vez seguro que todas son mujeres) acaban proponiendo DIY’s o planes amorosos para sorprender a tu pareja.

Y yo aquí pensando: ¿tendré que hacer lo mismo?, ¿será lo que buscan mis lectores? Pues mira, lo siento, pero no voy a dar ideas super-románticas para esa fecha. Más bien voy a proponer un detalle (no se puede llamar ni tan siquiera regalo) que podéis hacer a vuestras parejas; un detalle de los de amor real, no de ese amor perfecto de película, de los que se besan bajo una tromba de agua (¡por Dios! ¡poneros a resguardo!), o de los que hacen el amor en la playa (¿nadie ha pensado que la arena es igual de pegajosa y molesta en verano como cuando se está enamorado?).

Y para demostrar ese amor de verdad y no el romántico, amoroso y pegajoso de corazones rojos y rosas, os traigo unas postales muy originales de la mano de Emily McDowell; una diseñadora, ilustradora y contadora de verdades (tal y como ella se define) californiana que nos presenta unas postales sanvalentineras tan originales como las siguientes (traduzco para los no-angloparlantes):

1. “No hay nadie más junto al que preferiría tumbarme en la cama y mirar el móvil”. 

Verdad como la vida misma. Porque ¿quién se duerme abrazada a su pareja cada noche? Lo siento por las románticas, pero… seamos realistas.

tarjeta san valentin

2. ¡Tampoco hay nada de malo en compartir el amor por tu pareja con los gatitos, las golosinas, el dinero e incluso unos bungalows de Tahiti! ¿verdad? 🙂

tarjeta san valentin

3. “Y dijeron que lo nuestro no duraría. Capullos”.

🙂 Sobran las palabras.

tarjeta san valentin

4. “Me encanta tu cara de estúpido”.

¡Si es que este es mejor piropo que que te digan lo guap@ que estás!

Tarjeta san valentin

5. “Bueno, esto apesta. Ojalá tuviera una mejor forma de decirlo, pero mi cerebro está totalmente bloqueado en este momento. Pero sólo quería hacerte saber que aunque puede que no siempre tenga las palabras adecuadas, siempre me tendrás. No voy a ningún sitio. Así que espero que te parezca bien. Porque te quiero”. 

Porque no es tan fácil decir “Te quiero”; en realidad, esto se asemeja bastante a lo que podría ser una declaración de amor real…

tarjeta san valentin

6. “Sé que llevamos juntos ya un tiempo y que ya la vida no son siempre ‘citas calientes’ y romance pero quiero que sepas que no hay nadie más con el que prefiera hacerlo que no seas tú. Además: Me haces tan feliz, esto es un poco embarazoso”.

¡Más amor vergonzoso pero muy real! 🙂

tarjeta san valentin

7. “Sé que no estamos juntos ni nada de eso, pero era como raro no decir nada así que tengo esta tarjeta. No es que sea gran cosa. En realidad no significa nada. Ni siquiera hay un corazón en ella. Básicamente es una tarjeta diciendo Hola. Olvídalo”.

¿No es genial? Una vez más, es un espejo de lo que pasa en este tipo de situaciones en la realidad.

tarjeta san valentin

Y también hay tarjetas para regalar a aquellos que no tienen a ese alguien especial, y así ¡arrancarles una sonrisa!

8. “Lo sé: estar solter@ el día de San Valentín puede apestar. Pero es mucho mejor que salir con un idiota”.

Verdad verdadera.

tarjeta san valentin

9. “A mi increíble amiga en el día de San Valentín: Siento que esta tarjeta no sea de una brillante, maravillosa persona que está desesperadamente enamorada de ti. Pero algún día lo será. No es que tenga fe en ello. Sé que lo es, del mismo modo en que sé que los gatitos son suaves y que los donuts están deliciosos. Es un hecho. Eres la persona humana más adorable, increíble y linda que conozco. La persona indicada te encontrará, cariño. Y mientras tanto, te quiero”.

Lo he puesto en femenino porque obviamente que unos hombres se regalaran esto sería bastante poco común. Aunque… ¿quién sabe? ¡Todo es posible!

tarjeta san valentin

¿No os han parecido geniales? A mí al menos se me parecen más al concepto de amor verdadero que ese otro que nos venden en San Valentín de las cenas románticas, los corazones rojos y los suspiros de amor, ¿no os lo parece?

Si os han gustado las postales de Emily Mcdowell, en su web también encontraréis postales de cumpleaños, graduación y para el día del padre o la madre. Todas ellas igual de originales.

Por cierto, ¡Feliz San Valentín! 😛

Transforma tu espacio de trabajo + DIY

Una vez que ya hemos revisado las 6 claves para tener un espacio de trabajo bonito y ordenado toca ponerse manos a la obra. Así que aprovechando el fin de semana, he aplicado esas claves y este ha sido el resultado: de una oficina sosa e impersonal… ¡a un espacio de trabajo vivo e inspirador!
Transformar una oficina

¿No creéis que está mucho más bonito? Yo estoy encantada porque ¡es muy yo! Todo bien ordenado (soy un poco maniática del orden, lo reconozco) y además mucho más animado.

Pues si os gusta el resultado os voy a mostrar todo lo que he hecho para conseguirlo, ¡empezando por un DIY!

Necesitaba tener un lugar donde poner a la vista todos esos post-it que voy acumulando a lo largo de la semana, así que tenía claro que iba a necesitar o bien una pizarra donde apuntar las cosas o bien un corcho. Y como la mejor opción siempre es la Low cost, escogí el corcho porque ya tenía uno de cuando estudiaba en el colegio. Pero como se trata de un accesorio bastante poco estético, decidí darle un aspecto totalmente diferente. Estos son los materiales necesarios:

-Un corcho
-Pintura y pincel
-Tela para forrar el corcho
-Grapadora normal
-Grapadora de madera

¡Vamos allá!

DIY transformar corcho

Cogeremos nuestro corcho y lo desmontaremos por uno de los lados. Hay que hacerlo con cuidado para evitar que se nos rompa, porque la verdad es que vienen mejor sujetos de lo que yo pensaba y me costó un rato soltarlo…

Una vez desmontado pintaremos la madera del color que nos apetezca. Yo escogí el blanco.

DIY transformar corcho

Le daremos un par de capas de pintura, y mientras se seca, cogeremos el corcho y la tela que hayamos escogido y mediremos y cortaremos solo la cantidad de tejido que vamos a necesitar. Calcularemos la medida del corcho más un par de centímetros de cada lado.

DIY transformar corcho

Ahora con la grapadora normal iremos grapando la tela al corcho. Lo haremos poco a poco e intercalando cada uno de los lados estirando la tela para que quede bien lisa y uniforme.

DIY transformar corcho

Una vez que hayamos grapado toda el borde de la tela al corcho, recuperaremos el marco de madera que habíamos pintado y lo volveremos a montar. Introducimos el corcho por las rendijas destinadas a ello y ponemos el lado que habíamos soltado. En esta ocasión usaremos la grapadora de madera para juntar los vértices del marco.

DIY transformar corcho

Si no tenéis una grapadora de madera (que, por otro lado, sería bastante normal) podéis unir el marco con pegamento.

Y ¡ya está! ¡Ya tenemos nuestro corcho mucho más bonito y decorativo!

DIY transformar corcho

Después de este corcho que va a ser el protagonista de la decoración de nuestro espacio de trabajo, el resto no son más que simples detalles que ayudarán a armonizar el conjunto:

Unos banderines de colores en nuestro recién reciclado corcho…

banderines

Unas láminas enmarcadas…

laminas decorativas

laminas decorativas

Una tarjeta de regalo a la que le tengas cariño…

decorar una oficina

Una foto especial…

Decorar espacio de trabajo

Un calendario y complementos bonitos…

Decorar espacio de trabajo

No hace falta gastarse mucho dinero; yo he aprovechado un bote de cristal, y poniéndole una cinta bonita en el borde, lo he utilizado como bote para los bolis:

Decorar escritorio

Con todos estos complementos conseguiremos un conjunto bonito y sobre todo muy personal. ¡Ya habéis visto el resultado!

Personalizar espacio de trabajo

¿Os ha gustado? ¡Yo estoy muy satisfecha!

¿Os animáis a crear y decorar vuestro propio espacio de trabajo personalizado?

6 claves para tener una zona de trabajo bonita y ordenada

Desde que empecé con el blog me he visto en la necesidad de crearme un espacio de trabajo serio donde trabajar. Y es que escribir tirada en el sofá con el portátil queda bastante poco profesional… El caso es que ya conseguí hacerme un hueco en una de las habitaciones de la casa: ya tengo mi escritorio y mi nuevo ordenador (el portátil ya no daba para más). Sin embargo, el espacio está frío e impersonal; no me ayuda a inspirarme a la hora de escribir o de crear cosas nuevas.

Así que he cogido a Pinterest por banda y he empezado a buscar ideas que me ayuden a visualizar cómo quiero que sea mi oficina en casa. Y de ellas he extraído una serie de claves que creo que hacen de un lugar de trabajo un espacio inspiracional, bonito y ordenado. Éstas son esas claves:

1. Consigue que tus herramientas de trabajo además de prácticas sean bonitas. Obviamente no hablo del ordenador (que a menos que sea un Mac de los “chachiguays”, los normales muy bonitos no son) sino de todos esos materiales que tienes a tu alrededor: lápices, bolígrafos, el bote donde se guardan, papeles, notas, calendarios… Si los eliges siguiendo una gama cromática y escogiendo otros accesorios decorativos, conseguirás espacios tan hermosos como estos:

Espacio de trabajo bonito

Objetos decorativos

Oficina bonita

Gama cromática

2. Mantén el espacio ordenado. Es muy probable que entre libros, papeles y objetos, nuestro lugar de trabajo acabe en permanente desorden. Pero bastan unos cuantos accesorios para conseguir algo como lo siguiente:

Espacios ordenados

Organización

Espacios ordenados

Accesorios para el orden

Espacios de trabajo ordenados

Pizarras y corchos

3. Haz que tu espacio sea inspirador. Puedes crearte un muro de inspiración con recortes de revistas o frases inspiradoras o hacer de tu oficina un lugar personal; vamos, “muy tú”.

Muro inspirador

Muro inspirador

Crea tu propio espacio

Personalización

4. Añade algo de verde. Las plantas y flores harán de un espacio impersonal, un lugar vivo y con encanto. Con ellas (y poco más) se consigue este aspecto tan especial:

Flores en el estudio

Las flores

Flores en el estudio

Personalidad

5. Ponle color a la vida. Aunque los espacios blancos son muy bonitos y limpios, aportar un poco de color hará que tu lugar de trabajo sea mucho más atractivo y animado. ¿No crees?

Color en la oficina

Colores alegres

Color en la oficina

Colores vibrantes

6. ¡Sé original y tendrás un espacio de trabajo único! Cuando no tenemos suficiente espacio para crear la oficina de nuestros sueños hay que avivar la imaginación. Para muestra, ¡un botón!

Espacios de trabajo originales

Tu oficina en un armario

¿Qué os parecen estas ideas? Yo las voy a intentar aplicar en mi espacio de trabajo y si me gusta el resultado… ¡¡os lo enseño!! 😛

Un cumpleaños… feliz

El otro día en el post donde os contaba sobre de mi deseadísima nueva cámara de fotos ya comenté que había sido mi regalo de cumpleaños. Así que sí, aunque no lo haya anunciado, el sábado fue mi cumpleaños. Y es que no soy de esas personas a las que les gusta ser el centro de atención y recibir alabanzas y felicitaciones de todo el mundo; soy más bien todo lo contrario: tímida (de esas que se ponen rojas como un tomate cuando les dicen algo bonito) y humilde (nunca creo que lo que hago es lo suficientemente bueno).

Cumpleaños

Fuente: Aih.

Además, días antes del día “D” no estaba demasiado animada; es más, creo que empieza a afectarme (más de lo que reconocería) el hecho de cumplir años. Supongo que ya nos acercamos a una edad en la que tiendes a hacer balance; una edad de la que esperabas otra cosa, más estabilidad, menos desorientación o qué sé yo, pero el caso es que no tenía ganas de que llegase mi cumpleaños.

Sin embargo ¡fue toda una sorpresa! La organización de comidas con familia y cenas con amigos me tuvo atareada todo el día (lo cual no me dejó pensar en que me hago mayor sin remedio…) y los momentos “ociosos” ¡los disfruté de verdad! Así que creo que puedo resumir el día como “Un cumpleaños feliz“.

Y después de este momento de contar mis penas sobre un diván aquí viene el post de hoy dedicado a todas esas personas que hicieron mi día tan especial! 🙂

Quise tener un detalle con los asistentes a mi “fiesta” así que decidí llevar un postre hecho por mí. Y como no soy muy creativa en lo que a la repostería se refiere -tengo que seguir la receta al dedillo-, escogí un postre que siempre que lo hago sale genial: Cupcakes de chocolate.

La receta no es mía sino que la cogí del programa de Divinity Cupcake maniacs, donde Alma Obregón hace unos postres espectaculares. Aquí os dejo la vídeo-receta (sólo he encontrado el programa completo así que con ver los 4 primeros minutos basta):

Fácil, ¿verdad? Además si seguís la receta tal y como marca, ¡nunca salen mal!

Pues yo quise dar un paso más e inspirándome en esas decoraciones maravillosas que podemos encontrar en las fiestas donde el dulce es el protagonista (tenéis miles de ideas en Pinterest), creé mis propios toppers para los cupcakes. ¡Este fue el resultado!

Toppers para cupcakes

Me tiré dos días dibujando, recortando y pegando en los palillos las diferentes figuras, pero al final creo conseguí un efecto más divertido y original, ¿no?

¿Qué os parecen? ¿Os animáis a preparar el postre o a decorar con los toppers?

Segundo propósito cumplido: modo fotógrafa ON

¡Seguimos cumpliendo propósitos de año nuevo! Ya conseguí el propósito de renovar parte de mi armario en las rebajas, y esta vez le ha tocado el turno a la fotografía.

Tenía muchísimas ganas de tener una buena cámara entre manos con la que poder aprender técnicas de fotografía y así conseguir esas fotos “profesionales” que tanto envidio de la gente. Así que no me corté un pelo en pedirla para mi cumpleaños, y… ¡ya es mía!

Propósito cámara de fotos

Y como esto de elegir tu primera reflex no es nada fácil tuve que investigar mucho (muchísimo), preguntar mucho (demasiado), y leer todo tipo de opiniones personales por la red. Así fue como descubrí un blog de fotografía que desde el primer momento empecé a seguirlo incondicionalemente; es el Blog del Fotógrafo donde comparten cientos de artículos interesantes tanto para principiantes como para fotógrafos más experimentados.

El caso es que después de hacerme casi una tesis sobre qué cámara escoger, me decidí por la Nikon D5100; una cámara un poco más avanzada dentro de las que están destinadas a los ignorantes como yo pero con un precio muy asequible.

Así que desde que cayó en mis manos no he parado de “trastear” y aunque esta misma semana empezaré a asistir a un curso para aprender las cosas básicas de cualquier cámara réflex, aproveché que el domingo hizo un día espectacular para empezar con mi nuevo reto creativo 🙂

 

Fotos Nikon D5100

Soy totalmente consciente de que las fotos no son ninguna maravilla (tengo muuuuucho que aprender), pero quería compartir mis primeros pasitos con vosotros. ¡Esperemos que en unos meses se empiecen a ver avances!

Para aquellos que ya sois más experimentados en la materia… ¿algún consejo? 

¡Gracias y… click! 🙂

Nikon D5100