Historia de un rediseño. Capítulo 1: El target

Quería que fuese una sorpresa pero ya di un pequeño avance cuando comenté que uno de mis propósitos para el año nuevo era rediseñar el blog, así que me tiro a la piscina y os lo cuento:

El post de hoy es el primer capítulo de una serie en la que voy a exponer mi experiencia personal en este proceso de rediseño del blog. Pretendo que sirva de ayuda para aquellos que estén pensando en hacer lo mismo y como curiosidad para los demás.

El caso es que sí, así es; 3 meses después de empezar esta mini-aventura aquí estoy arramplando con todo para empezar de nuevo.

Volver a empezar

Y como no se trata de cambiar simplemente la imagen sino también la forma de escribir y de llegar a mi target (ahora nos ponemos con esto), quise informarme bien y me leí unas cuantas webs y libros llenos de consejos supervaliosos; entre ellos el de Mamá quiero ser blogger.

La cuestión es que todos coincidían en un mismo punto: tanto si tienes un blog, como una tienda online o una página web de empresa, es muy importante definir tu target o público objetivo. Es decir, saber a quién te estás dirigiendo.

target, publico objetivo

Fuente: Bogdan Suditu vía photopin

Y lo reconozco, me costó horrores hacer esto. No porque no supiese a quién me tenía que dirigir, sino porque me negaba a reducir tanto mi campo. Y es que te aconsejan: define el sexo, la edad, las aficiones… y dirígete a ellos y sólo a ellos. Y yo, erre que erre me negaba a reconocer que tengo un blog para chicas… Incluso cuando me decían mis amigos (masculinos) que no entraban al blog porque no les interesaba, me negaba a ver que tenía que ser así y que no tenía porqué ser algo malo.

Así que me pongo en pie y como si de una reunión de Alcohólicos Anónimos se tratase lo voy a reconocer: Hola, soy Miriam y tengo un blog para chicas. Y no sólo eso, sino que tengo un blog para chicas creativas, imaginativas, a las que les gusta la decoración, hacer manualidades y las cosas bonitas en general. Y ¿sabes qué? que ellas son las mejores 🙂

fans

Fuente: Lotus Carroll vía photopin

Y, ciertamente, dirigirme a ellas y sólo a ellas en vez de a todo el mundo mundial hace que valoren más lo que les cuento, lo que comparto, lo que aconsejo… y espero que algún día se vuelvan incondicionales, y no como el público en general, que sólo pasaba por aquí

Así que si tú también creías que era mejor no cerrar el campo al que te dirigías, a estas alturas ya te habrás dado cuenta de que estabas equivocadA (ya está, ya lo he escrito en femenino); que era un error. Definir tu target o público objetivo hará que des en clavo y que conviertas a los simples usuarios en seguidores, e incluso más allá: en FANS incondicionales.

Por tanto, demos el paso y tengámoslo claro:

definir publico objetivo

¡Que no…! ¡Todo el que pase por aquí (hasta los que sólo vienen a mirar) será siempre bienvenido! Incluso puede que consigamos convertirle a nuestra “religión”… 😄

¡Feliz día a todos!

Anuncios

6 pensamientos en “Historia de un rediseño. Capítulo 1: El target

    • Nooooo!! Esa no era la intención!! Todo el mundo es bienvenido!! Por supuesto!! Pero yo tengo que pensar en escribir para el tipo de persona que es mi target… hay que saber cuál es el tipo de público al que te diriges para saber qué cosas quiere leer.
      Jooo… será que no me he explicado bien? Siento la confusión!! Besos!

  1. Pingback: Historia de un rediseño. Capítulo 2: Las redes sociales | Things 4 inspiration

  2. Pingback: Historia de un rediseño. Capítulo 3: Sobre mí | Things 4 inspiration

¡Gracias por tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s